Yo mismo le propuse a mi cónyuge llevar a mi hijo, que nació al lado

Mi marido y yo tenemos dos hijas. Mi padre las adora. Las llama princesas, les compra caramelos y es muy cercano a las niñas en general. Yo trato bien a mi marido. Sólo que últimamente he visto su ansiedad. Incluso se ha puesto nervioso con las niñas. ¿Qué le pasa?

No podía ni imaginar lo que pasaba. Si le preguntaba a mi marido, me decía que tenía problemas en el trabajo. Tomé nota y me tranquilicé. A medida que pasaban las semanas, las cosas no mejoraban. Cuando me decidí a hacer hablar a mi marido en serio, me llamó una mujer extraña y escuché lo siguiente:

¿Sabía usted que su marido tenía una segunda familia e incluso tenía un hijo, Robert?

Después de eso colgaron. Yo estaba en estado de shock. ¿Era mi marido realmente capaz de engañarme? Apenas podía esperar a que llegara a casa del trabajo. Y empecé a hacerle preguntas de inmediato. Directamente al grano.

Querida, ¿quién es Robert?

Obviamente, mi marido no esperaba que le hiciera ninguna pregunta. Empezó a murmurar algo vago e incomprensible. Entonces le interrumpí y le dije: o dice la verdad, o lo averiguaré yo misma. Acabó confesando que hace unos tres años tuvo una aventura en el trabajo. Posteriormente se quedó embarazada. El marido insistió en el trabajo, ya que no entraba en sus planes renunciar a su familia. Al fin y al cabo, quiere a sus hijas y a su mujer. Y pensó que un bebé le uniría a ella.

Al final nació un niño. Sólo que la amante demostró ser una mala madre. El marido no quería que su hijo quedara huérfano. Me sorprendió: ¿podría pasarle esto a nuestra familia?

Pensé en ello y tomé la decisión de perdonar a mi cónyuge. Pase lo que pase, siento algo por él. Además, los niños, ¿cómo van a vivir sin su padre? Esperan tanto que los acueste, que les lea un cuento.

Un día me encontré con uno de mis viejos amigos, que era profesor de jardín de infancia. Fuimos a un restaurante, donde vi a mi marido y a un niño de 3 años. Luego vi al hijo de mi marido por primera vez.

Y mi novia los señaló y dijo:

– Mira, el bebé tiene un padre y una madre, y es básicamente huérfano.

Resultó que la madre abandonó al niño. Encontró un marido en el extranjero y se fue. Y el padre ya tiene esposa e hijos. Como resultado, el niño es huérfano. Nos quedamos sentados un rato, mi amigo se fue y yo decidí acercarme a mi marido.

– Chicos, llegáis algo tarde, ¿podéis ir a casa?

Mi marido me miró y no entendió, pero cuando sonreí, lloró, me besó y dijo:

– “¡Mamá, eres la mejor!

Abracé al bebé y decidí que podía criarlo con dignidad. Adoptamos al niño de acuerdo con todas las normas. Y desde entonces, vivimos como una familia de cinco miembros. Las hijas estaban bien con mi hermano. Robert es muy feliz.

Conocí a la abuela de Robert y me dijo que su hija siempre había tratado mal a su hijo. Y ahora tiene una familia. Hermanas, padre y madre.

Desde entonces ha corrido mucha agua. Nuestras hijas han crecido y se han mudado. Y mi hijo está en la escuela de medicina. Estamos orgullosos de nuestros hijos. Nunca cuestioné mi decisión. Todos se beneficiaron de ella. No está bien que los niños se queden huérfanos cuando sus padres están vivos.

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close