– ¿Cómo puede Mónica amar a los hijos de otra persona?

Hacía tiempo que Adam pensaba que había llegado el momento de casarse. Su mujer había muerto por enfermedad, y los propios hijos eran difíciles de sobrellevar. Se fijó en Mónica, pero ella no tenía experiencia: no tenía hijos propios. Y su suegra le pidió que se casara con Victoria. Era hogareña, ama de casa y madre de dos hijos. Pero era una especie de fulana, ¿tenía sentido formar una familia con ella? Pero un día decidí ir con ella.
– Bueno, hola, Adam.

Victoria se avergonzó, mandó a los niños fuera y empezó a invitar a su huésped a bollos. También le ofreció una bebida, pero Adam la rechazó. Se miraron y se dieron cuenta de que era la necesidad, no el sentimiento, lo que los unía.

– No funcionó para ninguno de los dos, y eso que se conocían bien. Y ahora…” Adam murmuró.
– No, no quiero ni oírlo. Si no me querías antes, no tienes por qué hacerlo ahora. Llegas demasiado tarde, Adam. Deberías haberme pedido matrimonio hace veinte años, cuando te pedí que me eligieras. Antes me hacías la vista gorda y ahora no quiero volver a la de antes -replicó Victoria-.
– No te precipites, piénsalo…
– Hace tiempo que me decidí, me siento más segura con mis hijos, vivo para ellos. No te ofendas, pero no puedes retirar lo que has vivido.

Adam se asustó y salió a la calle. Sólo había una salida: Mónica. Ella era más sencilla que Victoria. Así que empezó a acercarse a ella para iniciar una relación. Todo el pueblo estaba alborotado, los rumores llegaron a mi suegra.

– Adam, ¿por qué te involucraste con Mónica? Victoria dijo que no, ¿así que empezaste a agarrarte por calderilla? – dijo un pariente.
– Aquí vamos…
– Es una mujer vacía, no es rival para ti. Nada bueno saldrá de esto, Mónica no está hecha para la vida familiar. No tiene sentimientos maternales, nunca amará a los niños. Si la traes a la casa, me iré. No viviré con ella ni un día. Llévame al pueblo y haz lo que quieras.

Adam llevó a su suegra a su tierra natal y exhaló. Todo parecía ir de la mejor manera, sólo que los niños estaban asustados de su nueva madrastra. Mónica no podía con los niños, ella misma lo había dicho. Toda su vida había soñado con tener hijos, pero los suyos también. Cuando Adam por fin se dio cuenta de que de ésta tampoco salía nada, la acompañó al porche y se despidió.

Fue duro para él solo, porque todos los días de la semana y los festivos se habían convertido en lo mismo. Los vecinos miraban al viudo y negaban con la cabeza. Se había agotado, había perdido peso y su salud no era buena. Para poder respirar de alguna manera, se llevaba a los niños a su suegra para las vacaciones. Y él mismo se quedaba, no había nada que lo retuviera en casa. Le propuso a su suegra que vendiera la casa y se fueran a vivir juntos, pero ella sabía que tarde o temprano tendría que buscar una esposa.

– No quiero ni oír hablar de matrimonio. ¡Ya basta! Criaremos a los niños juntos, no puedo hacerlo solo”, dijo Adam.
– No te des por aludido, qué edad tienes… Y yo no soy joven, voy a dar una patada, ¿qué vas a hacer?

Adam no estaba acostumbrado a que otra persona hiciera de niñera, así que el silencio le pareció salvaje. No pudo dormir en toda la noche: los pensamientos tontos lo mantenían despierto. Se preguntaba qué hacer a continuación. De repente le pareció oír pasos.

– ¿Quién es? – Adam entró en acción.

Nadie contestó, lo que lo hizo aún más aterrador. Adam encendió la luz y salió al porche: no había nadie.

– ¿Había venido su mujer a verle? – Adam se preguntó por su esposa muerta.

En medio de la noche corrió hacia su suegra.

– ¡Oh, Dios! ¡Adam! ¿Qué pasa? ¿Qué ha pasado? – Preguntó mi suegra.
– No puedo escuchar el silencio, madre. Vendré a verte por la noche.
– Bueno, ven. Te daré una cama en el ático, para no despertar a los niños. Necesitas descansar. Tu cabeza está toda gris por tus preocupaciones.

¿Alguna vez pensó Adam que vendría corriendo a su suegra como un niño pequeño? ¡No! Su buen hogar estaba tan vacío sin su esposa. Si lo hubiera sabido antes… Está amaneciendo, es hora de prepararse para el trabajo.

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close