– Tengo mis derechos. ¡Respétalos! – declaró mi hijo.

Mi madre puso una fuente de pasteles en la mesa y dijo que podíamos sentarnos a cenar. Hacía tanto frío fuera que toda la familia quería beber té caliente y acurrucarse en una manta suave. El hijo comió algunos pasteles y se puso a juguetear con los juguetes.

– ¡Coge más, hijo mío! ¡Hoy estás muy atento! – dijo mamá.
– El tío de la policía ha venido hoy a la escuela.
– ¿Te ha contado algo interesante?
– Sí. Nos dijo cómo vivir una buena vida. Resulta que cometemos muchos errores.
– ¿Qué quieres decir?
– Bueno, tú piensas en mí como un niño, pero soy una persona.
– ¿Entonces qué?

– Tengo derechos que tú y papá tenéis que respetar.
– Dame un ejemplo -dijo mamá exasperada-.
– No puedes levantar la voz, no puedes interferir en tu vida personal…
– ¿Ya tienes una vida personal?

– Quiero jugar con el ordenador después del colegio y me lo prohíbes. Obedezco y me pongo a hacer los deberes, aunque tengo todo el derecho a seguir jugando. Sí, y no deberías obligarme a comer verduras: una violación del derecho de libre elección. No hablo del cinturón. Ya sabes que me pueden expulsar de la familia. La maestra también me castiga ilegalmente. Si me deja después de la escuela, puedo llamar a la policía y registrar la infracción.

– ¿No te da pena? Podría ir a la cárcel.
– Sí, pero ¿por qué iba a infringir mis derechos?

Mamá fue a lavar los platos y mi hijo empezó a escribir algo en una hoja de papel. Luego corrió hacia mamá y le entregó el mensaje: “50 rublos por la limpieza, 30 rublos por pasear al perro y 20 rublos por el pan. Deuda 130 rublos para la semana pasada”.

Después de leer el texto, la mujer le preguntó a su hijo:
– ¿Tiene mamá algún derecho?
– Por supuesto, ya eres mayor.
– Entonces ahora yo también escribiré.

Ella escribió algo en un papel y se rió. Y luego casi lloró cuando le dio la carta a su hijo:

“Limpiar, lavar la ropa, cocinar, ir al colegio, asistir a las reuniones de padres y profesores, las vacaciones. La emoción, el trato, el apoyo. Las primeras noches sin dormir, los millones de días de enfermedad, las canas a una edad temprana, encontrarte por el bosque en el campamento. Todas las preocupaciones y ansiedades. Es gratis. ¿Por qué? Porque te quiero”.

El hijo abrazó a su madre y le quitó una lágrima de la mejilla. Se fueron juntos al dormitorio a descansar. Había sido un día realmente duro…

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close