– ¿Por qué decir que el bebé es adoptado? Finge que estás embarazada.

Mi tía se había casado con William cuando era joven. Su vida era brillante e interesante, y se amaban. Pasaban todo su tiempo libre juntos, viajaban y disfrutaban de cada momento. Sólo había un problema: vivieron 10 años y aún no tenían hijos.

Mi tía se sentía incompleta. Los médicos dejaron claro que no podrían tener hijos, pasara lo que pasara. Era tan difícil para ella entender que ni siquiera podía mirar a los hijos de otras personas, que enseguida se puso a llorar. Su madre le aconsejó que adoptara, que fingiera estar embarazada y que no dijera a nadie que el bebé era adoptado.

Antes, sólo unos pocos tomaban esa decisión. A muchos les preocupaba la herencia y que los padres biológicos pudieran aparecer de repente. Pero su tía consiguió convencer a su marido para que se llevara al niño a casa seis meses después.

Alan creció en una familia feliz, pero sus padres murieron en un terrible accidente. Los familiares se llevaron a los hijos mayores y él acabó en un orfanato. El bebé era enfermizo, así que nadie quería cuidarlo.

Eran los años 90. Nadie tenía dinero. ¿Para qué tratarlo? Sin embargo, inmediatamente después de adoptar a Alan, a William le ofrecieron un contrato en Finlandia. No podía rechazar tal oferta, porque era necesario seguir adelante.

Su tía lo llevaba todo por su cuenta. Médicos, hospitales, masajes, piscinas. En las prisas por mejorar la salud de su hijo adoptivo no se dio cuenta de que su marido escribía cartas con menos frecuencia. No quería venir en absoluto, escondiéndose detrás de su trabajo y sus asuntos. Y entonces resultó que conoció a su compañero de clase en Finlandia, y entre ellos surgió un romance.

William, al parecer, ni siquiera tenía intención de luchar por su hijo, tenía otros planes para la vida. Sucedió que pronto mi tía se quedó sola con un niño enfermo en brazos.

La vida fue dura para ella; no tiene sentido contarlo. Su único apoyo era su médico de cabecera, Alana. Al principio se limitó a ayudarla, y luego surgió una chispa entre ellos. Era un hombre bueno y complaciente, y quería a su pequeña paciente. Por cierto, Alan se parecía mucho a él, todos pensaban que era su hijo.

Parecía que todo mejoraba, pero ese no era el final de la historia. Cinco años después, mi tía se despertó con un ligero malestar. Su estado no cambió de un día para otro, y entonces descubre que está embarazada. ¿No era un milagro?

Alan estaba loco por su hermano pequeño. Le ayudaba en todo, le cuidaba y trataba de ser tan varonil como papá. Nadie supo nunca que Alan era adoptado. Y ya no tiene sentido contárselo a nadie. ¿Qué diferencia hay, parientes de sangre o no? Lo principal es que son seres queridos.

¿Crees que debo decirle a Alan que no es mi hijo biológico?

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close