Me levanté de buen humor y decidí tomar un café. Pero no había ninguna cafetera en la mesa.

El apartamento de mis padres por fin había terminado de renovarse y se habían mudado de nuestra casa. Eran como unas vacaciones, volvíamos a estar solos en casa. Me levanté de buen humor y decidí tomar un café. Pero no había ninguna cafetera en la mesa. Busqué con sorpresa en todos los armarios. Estaban vacíos. Tampoco estaba la multicocina. Era un misterio. Eché agua hirviendo sobre el café instantáneo y me lo bebí. El ambiente ya estaba arruinado.

Cuando mi marido se despertó, compartí la noticia con él. Dónde podría haber ido la tecnología. Mi marido supuso que su madre había tirado la cafetera y la multicocina. Al principio no me lo creí. Ella prefería llevársela o regalársela a unos amigos antes que tirar un equipo tan caro. Y luego, quién sabe. Siempre le he caído mal. Tal vez lo hizo por despecho. No puede perdonarme que su hijo me quiera mucho.

Revisamos todo el apartamento tres veces. Pero el hecho seguía siendo el hecho: electrodomésticos “como una vaca se lamió la lengua. Mi marido llamó a mis padres, pero dijeron que no sabían nada. Quizá sea lo mejor. Al día siguiente fuimos a la tienda y compramos una cafetera nueva y una multimáquina. Los modelos eran mucho más chulos y yo estaba satisfecha. Como dice el refrán, “no habría suerte, pero la mala suerte ayudó”.

Una semana después, sin previo aviso, mi padre y mi madre vinieron de visita. Entraron solos, abriendo las puertas con la llave. Ni siquiera se saludaron. Habían olvidado algunas cosas y vinieron a buscarlas. Mi suegra entró en la habitación y 10 minutos después volvió a la cocina con unos paquetes. En ellos había una cafetera y una olla múltiple. Después de coger sus cosas, los familiares se fueron rápidamente. No explicaron nada.

Mi marido y yo nunca entendimos de qué se trataba. Pero el ambiente se estropeó. Muchos equipos no nos gustaron en absoluto. Hubiera sido mejor que mi suegra hubiera dado algunas de las cosas que tenía guardadas. Y ahora es como si no nos sirvieran las nuevas compras. ¿Y por qué esas sorpresas?

¿Qué opinas de lo que hizo tu suegra?

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close