“¡Esperando!” ¡El hijo echó a su madre de casa en mitad de la noche!

Las historias de las familias infelices se parecen entre sí, pero cada una tiene su propio dolor y desesperación. La vida es una serie de pruebas. Algunas las afrontan con dignidad, haciendo todo lo posible por superarlas. Otras, se tambalean, se derrumban.

La vida de María no funcionaba, era adicta a la bebida. Ahogaba su soledad y melancolía en su copa. Los bebedores se sucedían, y la madre, en un estupor de borrachera, no se daba cuenta de cómo los dos niños -el hijo mayor, Richard, y la hija, Helena- crecían uno al lado del otro. A menudo no había nada que comer ni leña en la casa. Los niños nunca vieron a su padre, pero sorprendentemente querían y apreciaban a su madre.

Richard sirvió en el ejército y se fue a la ciudad. Encontró un trabajo, consiguió un poco de trabajo, empezó a mantenerse y ayudó a su madre todo lo que pudo.

Helena, en cuanto cumplió los diecisiete años, se trasladó a vivir con su novio, con el que salía desde hacía más de un año. La vida inestable, su madre siempre borracha… todo ello hizo que la chica buscara calor y consuelo bajo el techo de otro.

Tras otra borrachera, Maruya tuvo una úlcera. Con una hemorragia estomacal, fue llevada al hospital regional. Los médicos no pudieron detener la hemorragia durante mucho tiempo, pero aun así libraron a María de las garras de la muerte. Helena trabajaba a tiempo parcial en una obra de construcción, tenía que terminar la escuela y nadie cancelaba las tareas domésticas. El dinero que ganaba lo gastaba en medicinas para su madre y en viajes a la región. La niña daba vueltas entre la escuela, el trabajo, el hospital y la casa.

En el hospital, María cambió mucho de opinión: después de estar al borde de la tumba, decidió dar un giro a su vida, dejar la bebida. Mientras tanto, Richard se casó y vivió en la ciudad en un apartamento alquilado. La mujer estaba embarazada. Tenía un hijo de dos años de su primer matrimonio. Cada céntimo contaba en la joven familia. Katya planeaba trabajar al menos seis meses hasta su baja por maternidad, contando con la ayuda de su suegra para cuidar de su pequeño hijo y su futuro nieto. Richard trajo a su madre a la ciudad y la acogió en su familia.

María no defraudó a su hijo: dejó de beber, hizo de niñera de un nieto no nativo, gestionó la casa. Sin embargo, pronto su nuera empezó a quejarse de su suegra cada vez más a menudo: cocinaba mal, limpiaba de forma incorrecta, le reprochaba que se sentara en el cuello de su hijo, aunque ella misma nunca consiguió un trabajo.

María no llevaba la contraria a su nuera. Toleraba en silencio los caprichos de la embarazada. Al principio consiguió un trabajo como limpiadora en una tienda vecina, luego trabajó como cortadora de patatas para un pequeño almacén. Pero su nuera no dejaba de regañar a su suegra, de morder a su marido, hasta que un día, tras un nuevo escándalo, Richard echó a su madre en mitad de la noche con todas sus cosas.

La hermana Helena le dijo a Richard que ahora le tocaba a ella ayudar a su madre, que ya no era una niña, había cumplido los dieciocho años. Helena ha roto con su novio y ahora necesita ayuda y apoyo por sí misma, al menos hasta que termine sus estudios.

¿Y qué pasa con María? Alquila una habitación en un pequeño apartamento con un hombre que trabaja con ella en la cosecha de patatas. Por ahora – hasta ahora, y lo que suceda después, la vida lo mostrará.

En esta historia no hay ni bien ni mal. La madre no consiguió construir un nido para sus polluelos, ni dar calor y cuidados a sus hijos. Sin embargo, no deja de ser su madre, el único miembro de la familia que les dio la vida. El hijo y la hija tienen sus propias pruebas por delante, que deben superar sin perder la piedad, la compasión y el amor.

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close