El anciano dijo: “Después de adoptar un huérfano, tendrás uno propio, ¡pero nunca echarás a un niño adoptado de tu casa!”

La familia vivía en los suburbios, y sus miembros podían llamarse con seguridad sastres hereditarios. Sus clientes eran todos los ricos de la ciudad, por lo que vivían bastante bien. Nadie sabía dónde podían conseguir telas de tanta calidad en tiempos de déficit, ya que no contaban sus secretos a nadie. Estaba claro desde el principio que sólo las personas que no eran pobres podían permitirse utilizar los servicios de tales artesanos.

En los hambrientos años de la posguerra llegó a la familia una chica con un niño pequeño… La mujer estaba absolutamente agotada y pidió a los propietarios que la alimentaran. Naturalmente, no era un estatus para comunicarse con los mendigos, así que echaron a la mendiga por la puerta. La chica se sentó junto a su valla, y su bebé empezó a llorar cada vez más bajo, y luego se calló por completo para siempre.

La muchacha se sentó bajo la valla hasta el anochecer, y ni por un segundo dejó que el cuerpo sin aliento de su bebé se desprendiera de sus manos. Nadie sabe a dónde fue, pero después de eso la familia tuvo tal problema que ningún cuento de hadas puede describirlo.

La gente del pueblo decía que Dios los había castigado por no haber ayudado a aquella desgraciada. Todas las mujeres de la familia tuvieron hijos que nacieron muertos. Incluso si el niño sobrevivía, era muy enfermizo después.

La madre y el padre querían a su hija, Ana, más que a nada en el mundo. Tuvieron tres hijos en total, pero sus hijos murieron en la infancia. Siempre prestaron mucha atención a todos los pretendientes de su hija, porque podía traer a casa a un pilluelo.

Después de que Ana empezara a coquetear con el paramédico de la ambulancia, los padres cesaron inmediatamente estas relaciones, pues no les gustaba el profesor de matemáticas. Ansiaban que su hija encontrara un pretendiente en otro lugar, ya que la leyenda de su familia les perseguía sin descanso.

El abuelo de Anna se habría dado por satisfecho si su nieta se hubiera casado con un abogado o un juez o algún otro hombre importante.

– Pero, ¿y el amor? – bromeó la muchacha.
– Un hombre sólo ama el dinero, ¡y puede acostumbrarse a todo lo demás!
– ¿Amaba a su abuela?
– Mi mujer era de una familia rica: ¡el dinero va con el dinero!

Anna se casó con el hijo de un alto funcionario de un distrito vecino.

Todos los parientes de la joven se alegraron de este matrimonio. La joven pareja empezó a vivir en una casa nueva. Lo tenían todo, pero no tenían hijos. La joven fue examinada por numerosas luminarias, pero todas ellas no dijeron nada.

Una vez, una mujer aconsejó a Ana que fuera al monasterio, donde vive el anciano, que ayuda a las parejas sin hijos. Aunque no creían en los milagros, decidieron intentarlo. La niña, su madre y su padre le contaron al anciano con qué problemas habían acudido a él. El monje escuchó de manera que era obvio que entiende que no toda la verdad le dijo sus invitados, ya que están ocultando este pecado, incluso de sí mismos. Escuchó y luego dijo:

– Hay que hacer una donación.
– Dime, ¿cuánto debemos pagar? – preguntó el padre de Anna al anciano.

Una sonrisa apareció en el rostro del monje.
– No es dinero, el sacrificio no es material.
– Estamos de acuerdo con cualquier gasto -respondió el padre de familia al anciano-.
– Si adoptas a un huérfano, tendrás uno de los tuyos, ¡pero nunca echarás a un hijastro de tu casa!

El monje miró con cierta tristeza a sus invitados, le preocupaba si tenía razón al darles ese consejo.

Pensaron durante mucho tiempo si debían hacer lo que decía el anciano, pero luego se decidieron y adoptaron al niño de dos años.

Cuando el niño cumplió cinco años, Anna se quedó embarazada y empezaron a insistir en que se llevaran al niño de vuelta al orfanato. El marido de Anna se opuso y pidió que dejaran al niño vivir con ellos, pero su mujer se mantuvo firme.

Anna estaba a punto de dar a luz, así que le dijo a su marido que mientras ella estuviera en la maternidad su padre se llevaría al niño al orfanato. Su marido se opuso y convenció a su amada de que no lo hiciera.

A la mañana siguiente, Ana se puso de parto, empezó a bajar las escaleras, se cayó y perdió a su bebé.

Culpó a su hijo adoptivo y le dijo a su marido que se deshiciera de él inmediatamente. Gritó que odiaba al niño porque le había quitado a su hijo. Sin embargo, su marido no tardó en recoger sus pertenencias y las del niño y mudarse con sus padres. Más tarde se casó con una chica que le dio dos niños. El hijo adoptivo es muy querido por sus padres y lo llaman su “ángel de la guarda”.

Ahora culpan a su antiguo yerno de todas sus desgracias, ya que abandonó a su chica en tiempos tan duros para ella, y se llevó a su hijo. Anna se aflige, pero nadie se apiada de ella…

 

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close