Cómo terminó la crianza de la abuela

Laura era la primera belleza de la universidad y soñaba con conocer a un candidato digno para el matrimonio. Entre los muchos pretendientes encontró al que la chica se enamoró a primera vista. La pareja se conoció durante casi cuatro años.

La joven pareja se casó al final de sus estudios, en la víspera de su graduación. El caso es que Laura estaba embarazada de un niño, por lo que la boda tuvo que celebrarse con antelación. La verdad es que Laura y Alex querían hacerlo un poco más tarde, pero la vida hizo algunos cambios. Alex no era de aquí.

A los diecisiete años, el chico vino a trabajar a tiempo parcial desde el pueblo, fue a la universidad y se quedó a vivir allí. Cuando sus años universitarios quedaron atrás, los jóvenes se mudaron a un apartamento con Laura y su madre. La suegra estaba muy contenta porque ahora viviría con la joven pareja y criaría a su nieto. El apartamento era pequeño, pero vivían juntos en amistad y trataban de no discutir por nimiedades. Al cabo de un tiempo, Alex encontró un buen trabajo.

El sueldo también era decente, así que el hombre se ofreció a alquilar un pequeño apartamento aparte. Laura apoyó a su amante, pero sólo su madre se opuso a la mudanza del joven y de su querido nieto. La mujer les convenció para que se quedaran un par de años hasta que el bebé creciera. Le preocupaba que Laura no fuera capaz de arreglárselas sola.

Cuando su nieto cumplió tres años, Laura encontró un buen trabajo y decidió que era el momento de dejar la casa de sus padres. La joven pareja se mudó a un nuevo apartamento y el bebé se quedó con su abuela. Acordaron que pasaría los cinco días en casa de su abuela, y los fines de semana sus padres lo llevarían a su casa. Al principio todo iba bien. La abuela se pasaba todo el día cuidando al bebé e intentando darle todo su amor, cuidado y atención.

Excepto que ella decía a sus amigos que los nietos eran una gran carga. Y su actitud hacia Laura y Alex, cambió radicalmente. Su madre decidió manipular a los jóvenes. La mujer no paraba de hablar de su hazaña de criar a su nieto y empezó a mendigar en voz baja sus servicios, que le hacían mucha falta.

No dejaba de dar tirones a los jóvenes por diversas nimiedades, fingiendo estar enferma y desdichada. Llamaba en mitad de la noche y pedía que le cambiaran un grifo o una bombilla. Alex, por supuesto, no podía rechazar la ayuda de su suegra y acudía a ella. La mujer incluso consiguió convencerla de que cambiara las ventanas de su apartamento y le comprara un nuevo abrigo y botas de invierno. Alex no dejaba de irritarse por ello y aseguraba a su joven esposa que sería mejor para el niño hacer de canguro. En su opinión, sería mucho más barato. Después de varios meses de esta interminable molestia, el hombre enloqueció y dijo que iba a dejar la familia porque ya no podía soportar el comportamiento de su suegra.

Alex confesó que le gustaba otra chica que había empezado a trabajar para él recientemente. El hombre también señaló que la madre de esta desconocida estaba lejos, por lo que ahora podía vivir tranquilamente. Alex cumplió su palabra, cogió todas sus cosas y dejó a la chica. Laura
sollozó lágrimas amargas en su almohada durante días y noches, y sólo se culpó de haberse “aprovechado” de su madre unos años atrás. La bondad de la mujer se había convertido en una tragedia familiar. Laura decidió que se llevaría al niño a vivir con ella y lo criaría sola. Así es como se desmoronan las familias.

¿Quién crees que tiene razón y quién no en esta historia?

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close