Cómo mi suegra se resintió por el regalo de la limpieza del apartamento

– Llamé y pedí servicios de limpieza. Luego le dije al encargado que tenía que poner orden en el piso de tres habitaciones. – dice María. – La propietaria del apartamento es una terrible vaga, por lo que el apartamento está en pésimas condiciones… El empleado de la empresa me dijo la cantidad, lo que me hizo agachar la cabeza. Sí, sabía que tendría que pagar una buena cantidad por esta empresa. El apartamento está tan descuidado que no puede prescindir de herramientas profesionales. Le dije que era el regalo de cumpleaños de mi suegra, que viera al menos una vez en su vida lo que significa la limpieza.

María lleva ocho años casada con el hijo de Emma y su relación ha sido fluida desde el primer día. Tal vez la razón sea que nunca han vivido juntos, o tal vez sólo sea que su suegra es una persona amable y no conflictiva que nunca tendrá una piedra a sus espaldas.

– ¡Desde el primer día, mi suegra siempre estuvo dispuesta a darnos la última! – comparte María. – Nos ofrece su ayuda en cualquier situación. Cuando decidimos pedir una hipoteca después de la boda para comprar un apartamento, sacó todo el dinero de sus cuentas y nos lo dio, diciendo “al menos coged esto, ya que no tengo nada más”. Nos dio casi tres millones de rublos, que es una gran suma para una mujer jubilada.

Después de eso, los jóvenes pudieron comprar un excelente apartamento de dos habitaciones en un edificio nuevo cerca de Moscú. Por supuesto, no habríamos podido prescindir de la hipoteca, pero la cantidad era pequeña, por lo que los jóvenes la pagaron rápidamente.

Lo único es que Emma no invitó a la mujer de su hijo a su casa durante mucho tiempo.

– Un día Emma se sintió mal y fue llevada al hospital en ambulancia, – cuenta María. – Entonces me llamó y nos dijo que le compráramos un albornoz, zapatillas y un camisón. Me sorprendió un poco su petición en aquel momento, ya que podíamos conseguir todo eso en casa.

Ese día su marido la recogió en el trabajo y fueron juntos de compras. María le compró a su suegra un camisón y unas zapatillas, pero no encontraron un albornoz de la talla adecuada. Después de recorrer varias tiendas, decidieron parar en casa de la suegra para recoger el albornoz y llevarlo a casa de sus padres. El marido tenía la llave del apartamento de sus padres, por lo que los jóvenes no tuvieron ningún problema para entrar en él.

– Decir que lo que vi allí me impactó es no decir nada. Nunca he pretendido ser una persona limpia, lo que pasa es que no lavo el piso durante semanas, las cosas están tiradas por el apartamento y los platos suelen estar en el fregadero de un día para otro. ¡Pero esto es demasiado! En el apartamento de mi suegra había caminos pavimentados a lo largo del suelo negro y polvoriento, las telarañas colgaban del techo hechas jirones, había una capa de polvo centenaria por todas partes y las cosas se amontonaban entre toda esta gloria. Después entendí por qué nos había pedido que le compráramos una bata. No pudimos encontrar una bata en todo aquel desorden, así que tuvimos que ir al otro extremo de la ciudad para conseguir una. Cuando le llevamos las cosas a Emma, no le dije nada sobre el estado de su apartamento.

Este incidente ocurrió poco después de casarnos. Pero ahora mi suegra ya no se avergüenza de su desorden e invita a su hijo y a su mujer a visitarla, pero ni siquiera intenta limpiar antes de que vengan y, además, se pone de mal humor cuando los jóvenes no quieren venir a verla.

– Ni siquiera hay un lugar para sentarse. – Se limita a tirar las cosas de una silla a otra y me invita a sentarme. Mientras no teníamos hijos era la mitad del problema, pero después de que naciera el bebé le dije que la dejara venir a nosotros ella misma.

Emma siempre está dispuesta a cuidar del bebé, lo saca a pasear con mucho gusto, mientras su nuera corre a por la compra o a la peluquería. Mi suegra adora a su nieta y por eso empezó a insistir en que sus padres la trajeran para pasar la noche con ella.

– Mi suegra me insinuó en voz baja que antes de la llegada de un niño estaría bien limpiar, pero no responde a mis palabras.
– Mi cónyuge es muy limpio. Limpia el suelo él mismo, nunca deja un plato sucio. Nunca ha tirado los calcetines por todo el apartamento, ni siquiera deja una taza cerca del ordenador. Su madre, en cambio, es completamente diferente.

Hace poco fue el aniversario de la suegra, normalmente los jóvenes le regalan a la mujer dinero por su cumpleaños, con el que compra regalos, pero esta vez María decidió regalar a la madre de su marido los servicios de una empresa de limpieza.

– Le dimos a su suegra un sobre con un cupón. No le dijimos a nadie lo que había en el sobre, y Emma se ofendió. Entonces me preguntó: “¿Crees que mi casa está sucia?” Ahora la madre lleva semanas llorando y ni siquiera coge el teléfono cuando la llamamos.

¿Y cómo crees que no era necesario que mi nuera se metiera en la casa de su suegra con sus reglas? ¿O tal vez Emma se ofende por nada?

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close