Cómo una madre avergonzó a su hijo por no llamarla a la boda

Podemos escuchar muchas historias diferentes sobre la relación entre nueras y suegras. Por regla general, la nuera y la progenitora de su marido están, si no abiertamente enfrentadas, al menos una tiene un odio silencioso hacia la otra. Por regla general, ambas partes son culpables, ya que no quieren encontrar un terreno común entre ellas. Sólo en casos muy raros, la nuera y la suegra desarrollan relaciones amistosas. Queremos compartir con vosotros un cuento con moraleja sobre la sabiduría de las mujeres.

Es muy doloroso cuando tienes que enterarte de todas las noticias sobre tu hijo por otras personas.

Con estos pensamientos, Helena llegó al sofá, se sentó en él y derramó amargas lágrimas. La mujer estaba criando a su hijo sola. No tenía a nadie que la ayudara, pero a pesar de ello su hijo recibió una buena educación y nunca le hizo falta nada. Después de graduarse, su hijo consiguió un prestigioso trabajo bien pagado y decidió mudarse de la casa de su madre. Al principio la visitaba constantemente, pero luego cada vez con menos frecuencia, y al cabo de un año dejó de visitar a su madre y sólo la llamaba de vez en cuando. Pero Helena lo achacó a que su hijo estaba sobrecargado de trabajo y no tenía tiempo para hablar con su progenitora. Esto siguió así hasta que la vecina le abrió los ojos a su madre sobre la verdadera situación.

– ¿Sabía que su hijo se va a casar?

Ese día Helena se enteró de que su querido hijo había conocido a la chica de sus sueños. La futura nuera se llamaba Helena.

“Una tocaya”, dijo la madre. La madre no dijo nada a su hijo sobre su inminente boda. Cuando llegó el día de la boda, la madre se puso su vestido más bonito y compró un precioso ramo de flores. Era una intrusa en la boda de su propio hijo.

La madre se acercó a los jóvenes y les dijo:

– “Queridos, os felicito sinceramente por el día más brillante y alegre de vuestras vidas. Especialmente, Helena, quiero felicitarte. Siempre soñé con tener una hija, y hoy mi sueño se ha hecho realidad. Niña, recuerda que en mí has encontrado una amiga de confianza que siempre está dispuesta a echarte una mano y apoyarte en los momentos más difíciles de tu vida. Además, recuerda siempre que como un hombre trata a su madre, así tratará a su mujer. – La suegra le entregó el ramo a su nuera y se dirigió a la salida del salón.

Todos los invitados se callaron en un instante. La joven esposa tiró de su marido por la manga de su chaqueta. La pareja salió del salón y alcanzó a Helena. El presentador se esforzó por suavizar la incómoda situación.

En un año, la nuera y su suegra se habían convertido en mejores amigas. Las mujeres no sólo se llamaban, sino que se veían muy a menudo. El hijo se disculpó con su madre por haberla tratado muy mal últimamente. Le explicó a su madre que quería celebrar la boda con sus amigos y colegas, pero sólo cuando su madre vino a felicitarle se dio cuenta de que se había equivocado.

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close