“Te has vuelto tan fea que seguro que tienes una hija”, me decía mi suegra.

Cuando otros decían que no se llevaban bien con la familia de mi marido, yo no me lo creía. Me llevaba bien con sus padres, pero lo más probable es que fuera porque casi inmediatamente después de la boda nos mudamos a 2.000 km de ellos.

Ni siquiera tuve tiempo de conocer a mi “madre”. Nos conocimos en la boda, luego vivimos en su apartamento durante una semana, pero yo me dediqué más a las compras y a hacer las maletas. Luego nos mudamos, mi marido está en el ejército, qué le voy a hacer.

Vivimos allí durante 10 años. Entonces tuve suerte. Me enviaron de vuelta a mi país de origen. No fue una noticia muy agradable para mí, ya me había establecido allí, me dieron un buen apartamento y estaba esperando mi tercer hijo. Pero no se puede evitar. Mi marido me prometió que eso era todo, que nos quedaríamos allí.

Di a luz en mi ciudad natal. Un año después me quedé embarazada de nuevo. Fue muy poco planificado, no estaba preparada, pero siempre quisimos tener una familia numerosa, así que no nos lo pensamos dos veces. Cuando ya estaba embarazada, mi “madre” estaba allí para “ayudarme”. De vez en cuando venía a visitarme, pero en lugar de ayudarme, se sentaba a beber té y a darme indicaciones.

No prestaba mucha atención a las cosas relacionadas con la limpieza y las tareas domésticas. Pero cuando tocó el tema de la crianza de los hijos, me puse a hervir como una pava. Me sentí incómoda al darme cuenta de que la mujer que no me conoce realmente, que no me ha visto en 10 años y que sólo conoce a sus nietos por fotos, me da órdenes.

Y luego, cuando ya estaba embarazada de ocho meses, me dijo:
“¡Definitivamente vas a tener una niña!”

Y queríamos una niña, ¡ya que eran tres hijos! Así que le pregunté con una sonrisa:
“¿Qué te hace pensar eso?”
“Te has hecho mayor, te has hinchado y tu cara está toda hinchada. La chica se ha llevado el resto de tu belleza”.
“Gracias, por supuesto… He estado así de hinchada en todos los embarazos”.
“No en todos los embarazos”.
“¿Qué te hace decir eso? Sólo me viste en una foto cuando estaba embarazada”.
“No discutas conmigo. Tengo un hijo y era una belleza, todos decían que brillaba. Da miedo mirarte. Hinchada como si estuvieras llena de agua. Y mis pies ya no caben en una cojera”.

No dije nada. No le dije que no se trataba del sexo del bebé, sino del hecho de que tenía 39 años. Y dio a luz a mi marido a los 19, a esa edad todo el mundo es una flor, embarazada o no. Ella ha insinuado en repetidas ocasiones el hecho de que soy fea, fea, etc. Mi marido puso fin a toda esta charla. Y por cierto, mi hijo nació…

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close