No puedo pasar por delante de un animal abandonado y no darle una golosina

Volví corriendo del colegio con una bolsa de empanadas. La tía Sarah de la cafetería hace unas empanadas de pollo sencillamente divinas, la carne es fragante y deliciosa, muy suave y jugosa. Por más que intento hacer algo parecido, incluso según su receta, no puedo. Nuestros cocineros son una especie de magos, a todo el personal docente le encanta comer en el comedor, son los niños los que son traviesos.

Ya no estaba lejos de mi entrada, cuando escuché un maullido ronco y silencioso. En general, no tenemos gatos de patio, ya sea llevado a algún lugar, o simplemente perseguido, pero en nuestra zona para cumplir con un animal sin hogar es raro. Así que pasé y no pude. Empecé a mirar alrededor, buscando la fuente del llanto. El gatito blanco y sucio estaba estirado boca abajo junto a la alcantarilla, pero cuando se dio cuenta de que me acercaba a él, se levantó y se puso de pie, mirándome con sus grandes ojos azules.

Al principio me sentí confuso, ya que no llevaba nada adecuado ni comestible, pero me acordé de las tartas. Dejando mi bolsa en el banco, saqué una manga pastelera, saqué una de las tartas y la partí por la mitad para llegar al relleno. El dulce olor de la masa y el salado de la carne me llamaron la atención. El gatito incluso se levantó sobre sus patas traseras, suplicando. Se abalanzó sobre la carne hervida con un enorme apetito, devorándola muy rápidamente, y yo seguí sacando y sacando, dándole todo el relleno.

– ¡Chica! – un ruido resonó en lo alto.

Miré hacia arriba y vi a una abuela muy disgustada en uno de los balcones. Estaba colgando la ropa y debió de verme dando de comer a un gato callejero. Esperaba que me regañara por alimentarlo.

– Tráele agua”, dijo la abuela. – Agua.
– Ahh…” Estaba confundida. – No tengo agua.
– Entonces la sacaré ahora.

Rompí un segundo pastel mientras la abuela sacaba un cuenco de agua y otro de leche. Sonrió cuando el gato se terminó el pollo y fue directamente a por la leche.

– ¿De dónde ha salido uno tan guapo? – se preguntó mientras se sentaba en el banco de al lado.

No me sentí cómodo simplemente sentándome a su lado, así que le entregué una bolsa de pasteles para que comiera.

– ¿Tienes mascotas? – preguntó ella, cogiendo alegremente un pastel.
– No. Mi madre me lo prohibió desde pequeña, así que de alguna manera no me atreví, aunque ya soy mayor, -confesé, sin dejar de mirar al gatito, que se estaba lamiendo.
– ¿Vives cerca?
– Sí, vivo al lado.
– Eh, lo tomaría con gusto, pero tengo nietos pequeños, mi hijo no tolera ahora los animales, – como si fuera perfectamente consciente de todo, el gato se frotó primero en los pies de la anciana, y luego en los míos. – Es tan bonito… ¿no te gustaría llevártelo? Parece muy cariñoso.

No pensé mucho en ello antes de que ella lo sugiriera. Siempre me dan pena los animales sin hogar, pero es una tontería llevarlos a todos a casa.

– No, tengo un apartamento alquilado, no creo que los propietarios lo permitan.

Me fui primero, después de despedirme de la mujer. Por la noche, me senté sobre mis cuadernos durante mucho tiempo, y entonces se me ocurrió algo, y me di cuenta de que sí podía llevarme al gato. Los dueños dijeron que la gente había vivido con un perro antes que yo, sólo necesitaba asegurarme de que los muebles no se dañaran, y era el momento de tomar un poco más de responsabilidad y cuidar de alguien.

Ya en la oscuridad, bajé corriendo las escaleras y empecé a buscar al gatito. Ahora estaba sentado en una suave caja de tela escocesa junto al mismo desagüe, y estaba muy ansioso por venir a mis brazos, y luego a mi casa.

Estaba convencida de que nadie lo había visto, puesto que ya era de noche, pero al día siguiente, al volver de la escuela, me llamó de nuevo aquella mujer. Creo que me buscaba a propósito.

– ¡Chica! – Me llamó de nuevo. – ¡Espera, espera un segundo!

Tardó unos dos minutos, pero salió corriendo hacia mí con una enorme bolsa de comida.

– Toma -dijo con una sonrisa-, la compré con la idea de alimentar al peludo, pero vi que te lo llevaste a casa. Ahora que está en buenas manos, creo que deberías darle comida también. Será suficiente para la primera vez.

Parece que un desconocido que, como yo, sólo sintió pena por el gatito, hizo mucho bien.

– Gracias, – respondí. – Si quieres ver al gato, ven a visitarme. Vivo en esa entrada, marque el apartamento 17 en el intercomunicador. Él está consiguiendo la caída de él ahora, y él está explorando todas las tapas y armarios, y probablemente será muy feliz de tener visitantes.
 

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close