No he dado de comer a los compañeros de mi hijo. ¿Por qué iba a dejarles comer en casa?

No entiendo a los padres que presumen: “Hoy mi hijo (hija) tenía a sus amigos del colegio en casa. Así que llamé a los seis (siete, diez) a la cocina y les serví un delicioso almuerzo. Algunos incluso pidieron más. No nos importa, que coman.

¿De verdad? ¿Y tú les das de comer a toda esa gente? Y otra pregunta para los padres compasivos:
¿No os da pena el dinero, el tiempo y todo lo que gastáis en alimentar a niños que no conocéis? En realidad tienen a sus propios padres para alimentarlos.

Yo tuve un caso así. Cuando mi hijo estaba en el colegio, creo que en tercero, trajo a casa a cinco (vale, no a toda la clase) compañeros a la vez. Jugaban en el salón y yo estaba en la cocina, haciendo la cena. Puré de patatas y chuletas.

Mi hijo entró en mi cocina y preguntó: “Mamá, ¿vas a cocinar pronto? Tengo hambre”.

Claro, le dije, pronto, hijo. Ve a lavarte las manos y siéntate a comer. Y mi hijo me susurra:
– Los chicos también tienen hambre. ¿Debo lavarles las manos también?
– No, no necesitan lavarse las manos. Ya comerán en casa.

En ese momento entran esos mismos compañeros de clase. Mi hijo les dice: “Ahora voy a comer, esperadme”.

Uno de ellos, el más descarado, dice:
– “En realidad, yo también quiero chuletas con patatas.
– Me alegro mucho por ti. Ahora vete a casa, tu madre te habrá preparado algo para comer en casa. Chicos, todos preocupados. Id a casa, os espera una deliciosa cena.

Los chicos se dieron la vuelta y se fueron. Le expliqué todo a mi hijo. Él lo entendió. No tengo que alimentar a los chicos que no conozco. Ni siquiera son amigos de mi hijo, sólo compañeros de clase. ¿Por qué debería dejarles comer en casa?

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close