No entiendo el comportamiento del chico de al lado. Va a nuestra casa como si estuviera en la suya propia.

Mi hijo de cinco años se hizo amigo del niño que vive al lado. Tiene siete años. Ahora juegan juntos. Y mi hijo menor, que tiene tres años, se queda a jugar con ellos. En general, juegan bien, no hay peleas, sólo un gran lío de juguetes en el sitio.

Así que eso fue el fin de semana. Estábamos en casa con mi marido y mis dos hijas jugando a un juego de mesa. Mi hijo entra y pregunta si nosotros, es decir, mis dos hijos y el vecino, podemos jugar en casa. Fuera hace buen tiempo y queríamos jugar en silencio. Así que le dije que no. Luego me enteré de que no era una iniciativa de mi hijo, sino que el niño le estaba convenciendo para que viniera a jugar a nuestra casa.

Pasó media hora y entramos los dos. Le dije: “Salid a dar un paseo. En todo caso, allí tenemos muchos juguetes, mucho más que en la casa”. Y mi hijo dice: “Mamá, le enseño nuestra casa y ya está”. Muy bien, pienso, enséñale. Se la enseño y el niño no quiere irse. “¿Podemos jugar en tu casa?” “No”, le digo, “vete a jugar fuera, que no es invierno”.

Al día siguiente, un mensajero vino a nuestra casa y trajo la ropa de nuestras hijas. Cogimos las bolsas y fuimos a casa a probárnoslas. De repente, sin llamar, se abre la puerta y entra el chico de al lado. Y se dirige audazmente hacia el cuarto de baño. Y la habitación donde las hijas se cambiaron de ropa al otro lado del pasillo, y la puerta no está allí, ya que es una sala de estar. Y de todos modos, no esperábamos que viniera nadie. Le dije: “Por favor, salgan. Las chicas se están cambiando aquí”. Él dijo: “Tengo que hacerlo”. Entró y cerró rápidamente la puerta tras de sí. Yo estaba, francamente, aturdido. La casa de este chico está detrás de la valla, tarda menos de un minuto en ir a su baño. No, tiene que ir a nuestra casa. Entonces le pregunté a mi hijo por qué entraba en la casa sin preguntar. Y me dijo: “Pues se lo permito”. Esa fue toda la conversación.

Al día siguiente. Mi hijo menor está sentado en el orinal. Y el hijo mayor ya se ha ido corriendo a jugar con su amigo. Así que este niño acaba de salir de su casa. Pasan cinco minutos y entra en la casa. Naturalmente, sin llamar a la puerta. Entra como si estuviera en su propia casa y me dice: “Voy al baño”. Le digo: “Está ocupado”. Él, al ver a Junior allí (la puerta estaba abierta) dice: “¿Quién?”. Le digo: “Es él”. El niño miró, dudó un rato y volvió a caminar hacia la puerta.

Entré, dejé ir a mi hijo y cerré la puerta tras de mí. Llamaron insistentemente a la puerta. “Abre, tengo que orinar”. Pensé que el chico se había ido a casa por negocios, pero no. “No puedo”, le dije. Él respondió: “¿Por qué no?”. Qué pregunta, qué espontaneidad tan infantil. Le dije: “Tengo que hacerlo yo. Si te urge tanto, vete a tu casa”.

Silencio, pasan unos minutos, en la puerta de nuevo: “Bueno, vas a ir, me apetece mucho”. Me sorprendió. Tengo al hijo de un desconocido en casa echándome del baño. Le dije de nuevo: “Pues corre a tu casa, que vives cerca”. Me dijo: “Ah, vale”. Salió corriendo y a los dos minutos ya estaba jugando de nuevo en nuestra propiedad. Ahora, ¿qué sentido tenía entrar en la casa, si su propia familia está cerca?

Le pregunté a mi hijo de cinco años: “¿Qué harías si tuvieras que ir al baño en la propiedad de otra persona?”. Dijo: “Correría a casa y luego volvería a jugar”. Al menos eso es bueno. Tranquilizó a la madre.

Y parecía un buen chico, no un matón. Pero es un poco desconsiderado, no tiene sentido de los límites. Y el tema es tan delicado que no sé qué hacer. No sé cómo decírselo directamente, no sé cómo elegir las palabras, no quiero arruinar su amistad infantil por ello. Pero tampoco creo que sea correcto permitir que violen sus límites.

¿Y qué harías tú en una situación así?

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close