Mi mujer nunca se interesó por la vida de mi hija, y me fui cuando Alice tenía veinte años. Mi esposa ahora cuenta a todos los que conoce historias sobre mí

Soporté a mi esposa perezosa e insolente durante veinte años. Era una chica de campo que vino a la ciudad a estudiar. Fue a todas las fiestas donde me conoció. Se casó conmigo después de una noche juntos porque estaba embarazada. Yo era un tipo honesto, así que me casé sin discusiones ni intentos de evitar la responsabilidad. Al principio incluso pensé que me estaba enamorando de la chica.

Era guapa, astuta y muy buena cocinera. Conseguimos un apartamento no sin la ayuda de mis padres, y mientras hacíamos reparaciones y criábamos a nuestra pequeña hija, de alguna manera la vida de casado era un placer, no una carga. Con el tiempo, por supuesto, esto cambió. Mi mujer quería volver a salir, salir con sus amigos, pero dejaba a su hija con sus abuelos o conmigo. No se interesaba por los progresos de Alice en la escuela y ni una sola vez en su vida acudió a una reunión de padres y profesores; yo siempre iba. Discutí y me peleé con mi mujer por esto, y ella seguía amenazando con dejarme. Yo mismo habría estado encantado de separarme en ese momento, pero Alice necesitaba una madre al menos para que los otros niños no se atrevieran a decir que venía de una familia inferior.

Abordé el divorcio de forma muy consciente. En primer lugar, tenía un lugar al que ir, dejando el apartamento de mi mujer y mi hija, y en segundo lugar, Alice ya tenía veinte años y un prometido bueno y fiable, con el que podría casarse cualquier día. De todos modos, mi mujer y yo no teníamos ningún sentimiento, y yo estaba realmente cansado de que ella anduviera constantemente de un lado para otro, sin ganas de trabajar y metiéndose en mi cabeza.

Ella vino conmigo a firmar los papeles del divorcio y seguía demostrando que yo estaba bromeando y que no iba a firmar nada. Y después de estar convencida de que yo lo había hecho, volvió todo el camino hacia mí. Eso no ha cambiado un año después de mi divorcio. Estoy en una nueva relación con una mujer muy agradable, pero mi ex no puede calmarse y me intriga. Intenta poner a su hija en mi contra, o les dice a nuestros amigos lo infiel que soy y que por eso me divorcié, o se queja a sus familiares de que me fui y no le dejé ni un centavo, y no tiene dinero ni para pagar el alquiler.

Vivo con la esperanza de que tarde o temprano se calme y madure lo suficiente como para dejar de estar enojada por nuestro divorcio.
 

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close