– Mi hijo se queda conmigo – Una madre quería quedarse con su hijo y cambió de opinión

Me enteré de que estaba embarazada de 12 semanas. No sabía qué hacer, porque mi hijo mayor era un adolescente. Vivíamos con él en un apartamento alquilado. Como comprenderá, no tenía un hombre fijo.

Tenía dos trabajos para mantener a mi hijo, ¿dónde iba a encontrar otro? ¿Quién iba a ganar dinero cuando yo estuviera de baja por maternidad? Además, el niño necesita unas condiciones de vida normales, no un piso comunitario abandonado.

Decidí abortar, pero me rechazaron por ser demasiado mayor. Me ofrecieron dar a luz a mi hijo y rechazarlo ya en la maternidad. Me enviaron inmediatamente a un psicólogo que intentó averiguar el motivo de esta decisión. Una amable mujer me dio los números de organizaciones que podían ayudarme. Al principio no creía mucho en ellas, pero fue allí donde me salvé de cometer un error fatal.

Nadie sabía que estaba embarazada, y el padre biológico sólo se ofreció a dejar el dinero para un aborto. Antes del parto aceptó pagar mi habitación durante seis meses, y por esa ayuda ya le estaba agradecida. Y entonces me bloqueó. Me sentí dolida, pero me di cuenta de que yo tenía parte de culpa de las circunstancias: no debería haber bajado la guardia. En ese momento no quería vivir.

Trabajé hasta el último momento y oculté el embarazo. Mi hijo lo adivinó todo, pero no me lo reprochó. Insistió en que me quedara con el bebé, porque le esperaba una vida terrible en un orfanato.

Fue entonces cuando decidí llamar al número de esa organización. Me invitaron a una consulta. La mujer me explicó que las cosas cambian muy rápido en la vida. Un día te sientes mal y al día siguiente te sientes bien. Entregas a tu hijo a unos desconocidos y luego el resto de tu vida lo buscas y te arrepientes de tus actos. Me ofrecieron ayuda no sólo moral sino también económica.

Las mujeres que acuden a esta organización son especiales. Quieren renunciar a su hijo por las circunstancias de la vida, tienen miedo de no salir adelante, pero lo aman con todo su corazón. Los especialistas del centro no presionan a la embarazada y se limitan a ayudarla a pensar de forma más global. La última decisión depende siempre de la madre, nadie la presiona.

También hay casos en los que los propios empleados del centro entienden que es mejor para una mujer quedarse con su hijo. Se trata de madres asociales, bebedoras, agresivas y drogadictas. Lo primero que hacen es pensar en el bebé y en su seguridad.

Me llevé cosas, artículos del hogar y ropa para el bebé. El almacén tenía todo lo que necesitaba para cuidar a mi recién nacido. Llegué al hospital de maternidad con una pequeña bolsa, y mis compañeras de habitación colocaron sus grandes bolsas. Las miré y las envidié, porque eran mujeres felices, no como yo.

No me interesaba la ropa ni las baratijas, sólo quería sentir el apoyo de alguien. Puedes lavar tus únicos pantalones y ser un hombre feliz, o puedes vivir entre lujos y sentirte absolutamente miserable. Fue entonces cuando decidí no renunciar al bebé.

Los médicos apreciaron mi decisión e inmediatamente borraron una inscripción vergonzosa en mi historial. Mi hijo mayor y los representantes de la organización llegaron para darme el alta. Me regalaron flores y me hicieron sentir muy bien. Mi hijo se ofreció a llamar a mi abuela, pero lo hice para nada. Lo único que escuché fue un montón de reproches, como: “¿Por qué has dado a luz?

Primero me daba vergüenza andar con un cochecito, porque todas las madres son jóvenes, y yo ya tengo 40 años. Pero luego dejé de agobiarme. Hubo problemas con las finanzas, pero lo conseguimos. La organización ayudó mucho, y luego mi madre se descongeló y ofreció su ayuda.

Cuando mi hijo tenía seis meses, contraté a una enfermera. Luego, unos meses más tarde, empecé a hacer peinados por dinero. Un año más tarde hice un curso de tatuaje y mis ingresos aumentaron.

Mi hijo mayor también trabaja a tiempo parcial, pero no le saco dinero, es demasiado. Tenía miedo por nada. Ahora nuestra vida es brillante e interesante, sin hogar, pero tenemos los dos hombres más queridos del mundo.

Tengo hace mucho tiempo no tomo nada en la tienda, me enfrento a mí mismo, porque entiendo que muchas mujeres ahora necesitan todo más. Mi hijo crecerá algún día, le diré la verdad, para quitarme el peso del alma, pero creo que me entenderá. Solo hay que saber ser madre y sacrificar algo por el bien de los hijos. Un hijo es una responsabilidad, no un juguete. No abandones a tus hijos, por muy difíciles que sean los giros de la vida. Llama a todas las puertas, pide ayuda.

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close