Me amenazan con que no me traerán nietos, y yo misma no quiero ver a estos groseros en mi casa.

Mi hija tiene suficiente conciencia para amenazarme con que no veré a mis nietos y no podré cuidarlos más si no vendo urgentemente mi apartamento, busco un trabajo cuando me jubile, etc. Ha sido una chantajista desde que era una niña. Siempre tiene que ser como ella decide y quiere. Y yo no estoy de acuerdo.

Ya no soy joven, estoy acostumbrado a estar en casa, sin trabajo, no quiero volver a conseguir un trabajo en ningún sitio, mi salud no es la misma. Personalmente, mi pensión es suficiente, no se la quito a mis hijos. Tenemos un presupuesto separado y diferentes estantes en la nevera. Tampoco pienso vender mi apartamento. Ahora vivimos los cinco: yo, mi hija, mi yerno y dos nietos. Todavía nos las arreglamos para caber en un apartamento de tres habitaciones, pero si lo vendemos, no obtendremos mucho, porque las reparaciones son viejas y la ubicación no es muy buena. A cambio, en el mejor de los casos, compraremos un apartamento de dos habitaciones, pero no dos apartamentos, así que ¿qué sentido tiene?

Entiendo que mi hija quiere una casa separada, así que deja que ellos y mi yerno ahorren, y no me amenacen con los nietos.

– ¡Les quitaré y no los volverán a ver! – Mi hija me da miedo.

Y no tengo miedo. Sus hijos no son de azúcar. Fueron malcriados, saltan sobre sus cabezas, no tienen respeto por sus mayores, y son tan extorsionadores como sus padres. Me alegraría de no verlos en mi casa.

Mi hija jura y promete mudarse, pero de alguna manera pasan las semanas y no se mueve nada. Sospecho que ellos mismos no tienen la capacidad de mudarse, y él y su yerno intentan por todos los medios convencerme de que venda. Como las palabras no funcionan, pasaron a la ofensiva.

 

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close