Le pedí que recogiera sus cosas y se fuera. Mi sobrina obviamente no esperaba que

Vivo en la capital. Tengo un apartamento de dos habitaciones, que hemos comprado recientemente. Antes vivíamos en uno alquilado.

Las puertas de mi casa siempre han estado abiertas para mis amigos y familiares. Pero después de un incidente, decidí firmemente no aceptar a ningún pariente en mi casa. Mi hermana mayor llamó y dijo que su hija venía a la capital. Naturalmente, tenía que quedarse con nosotros.

Acomodé a mi hija y puse una cuna en su habitación. Mi mujer y yo acogimos amablemente a mi sobrina. Mi mujer es muy simpática y amable, siempre ha tratado a mis suegros con respeto. Mi sobrina se ha convertido en una auténtica belleza. Según ella, vino a conquistar la capital. Decidió conseguir un buen trabajo y establecer su vida personal. Pensó que en la capital se abrirían ante ella las puertas de prestigiosas empresas y que un rico novio la esperaba en un caballo blanco.

Al principio mi mujer no la molestó con problemas domésticos. Comía a nuestra costa, sin comprar pan ni otros productos. Pero devoraba con apetito el contenido de la nevera. En varias ocasiones mi mujer le pidió que ayudara en la casa, que limpiara, que lavara al menos tazas y platos.

Se quedaba en casa todo el día y no se molestaba en buscar trabajo. Vivía a sus anchas en una rutina libre. Ignoró las peticiones de mi mujer y un día dijo que no necesitaba nuestra ayuda y que podía comer en una cafetería.

Decidí tener una charla seria con ella y averiguar cuáles eran sus intenciones, pregunté por su empleo. Me dijo que aún no había encontrado un trabajo adecuado y que no iba a trabajar por un céntimo. Le hice saber que no la mantendría en mi casa por mucho tiempo.

Me contestó groseramente que su presencia en nuestra casa no afectaba al presupuesto familiar. Se me acabó la paciencia y le di un plazo de tres días para que se fuera. Al día siguiente, mis parientes empezaron a llamarme y a acusarme de no tener corazón, diciendo que estaba echando a una chica indefensa de la casa. Al final del plazo le pedí que recogiera sus cosas y se fuera. Creo que hice lo correcto.

 

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close