¿Esposa o ama de llaves? La historia de cómo el marido presentó a su esposa a los invitados

Anna se levantó por la mañana y se puso a limpiar. Tuvo que llevar a los niños al colegio y preparar la mesa de las fiestas. Hoy iban a celebrar una fiesta de invitados en honor al ascenso de su querido marido.

La mujer rara vez salía en público, pues estaba inmersa en sus tareas domésticas. Para la ocasión, decidió ir a elegir un vestido nuevo. Ir de compras no le produjo ningún placer: todos los vestidos resaltaban los kilos de más. Con pena, Anna eligió un vestido gris de corte holgado y se fue a casa.

Vinieron muchos invitados – todo el salón estaba lleno. El marido invitó no sólo a familiares y amigos, sino a todos sus compañeros de trabajo. Todos vinieron con sus amigos del alma. Anna mandó a los niños con sus madres, porque entendía que iban a estorbar.

Anna atendió a los invitados y sirvió la mesa durante toda la velada, y su marido fue el centro de atención. Ni una sola vez se ofreció a ayudar, cosa que a mi mujer no le gustó.

– Enhorabuena por tu ascenso. Me alegro de que se haya notado tu persistencia y tu afán por el trabajo. Buena suerte. Y esta es mi mujer, que será la jefa de su departamento. Espero que trabajéis bien juntos, – dijo el jefe del marido.

La mujer era de aspecto modélico, diez años más joven que los demás. El marido la evaluó de pies a cabeza y le besó la mano. Otros hombres también empezaron a presentar al cumpleañero a sus esposas. Él se lo pensó y con un hábil movimiento de la mano agarró a la Ana que corría.

– Y esta es Anna. ¡Mi ama de llaves! – dijo.

Todos se callaron. El silencio triunfó.

– ¡Creía que era tu mujer todos estos años! – El amigo del marido se rió.

Ana se agarró la mano, lloró y corrió a la cocina. Estaba tan dolida que es imposible describir su estado.

– Anna, ¿cómo te comportas? Me has avergonzado. ¿No tienes ningún sentido del humor? – Mi marido se indignó.
– ¿Por qué? ¿Por qué me has humillado así?
– Bueno, no podía imaginarte como esposa. Mira las compañeras que tienen. Y tú andas con ollas, qué vergüenza.

Anna lloró aún más. No podía creerlo. Había sacrificado su carrera por su marido. Fue él quien la convenció de dejar su trabajo y dedicarse a sus hijos. ¿Y ahora se avergonzaba? Esta era su “gratitud” por su juventud desperdiciada y su auto-sacrificio.

Также интересно:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Close